AMIGOS:

GRACIAS POR ESCRIBIR EN EL BLOG DE JESSYYY Y CREO QUE ESTA QUEDANDO MUY BONITO Y CON MUCHO AMOR Y CALIDEZ.
AQUELLOS QUE DESEEN SUMARSE A ESTA INICIATIVA DE NUESTRA AMIGA MARTA
Y QUIEREN APORTAR ENTRADITAS AL BLOG TIENEN QUE ENVIAR SU CORREO A:


laprincejessyka@hotmail.com

DESDE AQUI RECIBIRAN LA INVITACION PARA PODER PARTICIPAR PUBLICANDO EN ESTE BLOG LOS REGALITOS PARA LA PEKE.
MUCHAS GRACIASS

Mis amigos, regalito de Mara

viernes, 15 de enero de 2010

¡Hola princesita!

Buenas noches, mí princesita Jessica. Hoy te dejo la quinta parte de la Cenicienta y además un pequeño cuento o si quieres una pequeña historia. (Por aquí decimos cuento).





------------------------------------


Había una vez un castellano muy rico que tenía una hija... ¡no! ¡no! ¡no! esto no empieza así... ¡espera! primero va el nombre y el nombre es... ¡si! ¡este que tengo aquí ya escrito!


 Bueno, pues como decía al principio, érase un rico castellano que vivía muy feliz con su esposa y su única hijita. La madre de la niña murió siendo esta muy pequeña y el caballero se volvió a casar, creyendo que de este modo la niña no sentiría tanto la falta de la madre.

La nueva castellana tenía una niña de la misma edad que la de su marido y en lugar de darle cuidados y amor, comenzó a maltratarla.


El castellano tuvo que ir a la guerra junto a su rey y cayó en el combate. Desde entonces, sabiéndose dueña absoluta del castillo y la fortuna del caballero, la castellana se volvió más cruel todavía. Hizo que la niña trabajase como criada y le encargaba los trabajos más duros.


Un día la envió a lavar al río con un cesto de ropa muy sucia, una cortecilla de jabón y un puchero de sopa.


-Y a ver si traes la ropa bien blanca -exigió la madrastra-. Pero además, tendrás que traer el doble de jabón y el puchero lleno de sopa.


La muchachita, muy triste, llegó al río y comenzó a llorar. Y llorando estaba cuando oyó una voz que le decía:


-¿Por qué lloras?


Una mujer muy hermosa, vestida de gasa azul del color del cielo, estaba a su lado. La muchachita, sin poder dar crédito a sus ojos, la tomó por un hada.

-Me ha enviado mi madrastra a lavar estas ropas y solo me ha entregado esta cortecilla de jabón –explico-. Tengo que llevarle la ropa blanca, el doble de jabón y el puchero lleno de sopa. Y o se como hacerlo.


-No te apures –le contestó el hada.- Mete la ropa y el jabón en la cesta, tómate la sopa y, después, mira hacia el cielo.


En el mismo instante, el hada desapareció. La muchacha hizo lo que se le había aconsejado y miró al cielo. Una estrella de oro le cayó en la frente. Y luego fue a ver la cesta y encontró la ropa ya lavada y blanca como la nieve, además de un gran trozo de jabón.


Muy contenta, se tomo la sopa y el puchero se volvió a llenar.


Cuando regresó a casa, la madrastra le preguntó:


-¿Has hecho cuanto te ordené?

Cuando la muchacha le entregó todo, le vio la estrella y la acosó a preguntas. La muchachita le contó la verdad de lo sucedido y como, al mirar al cielo, le había caído la estrella en la frente.


La madrastra corroída por la envidia, llamó a su hija y le dijo:


-Vete a lavar al río, con lo mismo que llevó tu hermana: ropa muy sucia, apenas jabón y un puchero de sopa. Y lloras un poco, para que aparezca el hada.


La hija de la madrastra obedeció en todo las instrucciones dadas por la señora del castillo. También se le apareció el hada, que tuvo las mismas palabras que para su hermanastra. Pero, al mirar al cielo, le cayó en la frente una oreja de burro. Y cuando fue a ver la ropa de la cesta, la encontró negra como el carbón. El puchero estaba vacío y no había jabón. Naturalmente, tuvo que marcharse a su casa con la oreja de burro en la frente.


La castellana furiosa, se revolvió contra Estrellita de Oro. Cada vez la hacía sufrir más con sus malos tratos. Y para colmo, la gente empezó a llamar a las muchachas Estrellita de Oro y Oreja de burro.


Estrellita de Oro trabajaba tanto que no tenía tiempo para más.


Un día llegó al castillo una noticia que aterró a la castellana. Su esposo, al que todos habían dado por muerto, vivía. Durante años estuvo prisionero es poder del enemigo y, por fin, había podido escapar.

El castellano abrazó a su esposa con verdadera alegría, pues ignoraba su maldad. Y también a su hija e hijastra, sin poder ocultar la admiración que le producía la belleza extraordinario de Estrellita de Oro y el desagrado que le causó la hija de su esposa con la horrible oreja de burro en la frente. Pero, como era bondadoso, compensó a la muchacha con su cariño.
--------------------------

Buenas noches, Jessica, te deseo un feliz sueño.
















1 comentarios:

Mundo Animal. dijo...

_____(""(``"´´)")
_____) ....¨¨. .¨¨(
____ / ..... (6 _ 6)'\
____ \ ..... ). ( 0 ) '/ .. ;@;
____,-`. ----- ‘=’ -´_;@;@;
___ /__ |...... `o´.\' .\,(|)
___ (,,,,,) ....... o ...|'_ /|\
____/'.====`( )’=|
___ '|----'...............|___ ;@@;__ ;@@;
_,;;, |.............. /... /___;@@@;_;@@@;
_)_(.|_______/__/_____ \|/_____\|/
_\|/_ (______)) _))___ (( ))___(( ))
UN OSITO PARA LA PEKEE,.
BESITOS DESDE MUNDO ANIMAL.
CHRISSSSS

Related Posts with Thumbnails